Freud - Epistolario - Carta 267 - A Leon Steinig



En 1931, la Comisión Permanente para la Literatura y las Artes, de la Liga de las Naciones, encargó al Instituto Internacional de Cooperación Intelectual que organizara un intercambio epistolar abierto entre intelectuales representativos, “sobre temas escogidos para servir a los comunes intereses de la Liga de las Naciones y de la vida intelectual”, y que publicara de forma periódica esas cartas. Una de las primeras personalidades a las cuales se dirigió el Instituto fue Albert Einstein, y él mismo sugirió como interlocutor a Sigmund Freud. En consecuencia, en junio de 1932 el secretario del Instituto, Leon Steinig, le escribió a Freud invitándolo a participar y este aceptó gustosamente de inmediato. Esta es la carta de respuesta de Freud a Steinig:




Carta 267. A Leon Steinig

Viena, XVIII, Khevenhüllerstrasse, 6, junio 1932.

Muy señor mío:

Me apresuro a contestar su carta al leer que piensa usted hacer uso de mis comentarios cuando se reúna con el profesor Einstein a fines de este mes.

Sus líneas despertaron todo el entusiasmo que soy capaz de sentir habida cuenta de mi edad (setenta y seis años) y mi estado de desilusión. Las palabras con que expresa sus esperanzas y las de Einstein respecto al futuro papel del psicoanálisis en la vida de los individuos y de las naciones tienen visos de verosimilitud y me proporcionan, por supuesto, gran placer. Me ha desanimado no poco el hecho de que, precisamente cuando sólo podemos continuar nuestro trabajo a costa de las mayores dificultades sociales y materiales, la Sociedad de Naciones no haya dado la más leve muestra de interés hacia nuestra labor. Por tanto, una combinación de consideraciones prácticas idealistas me induce a ponerme, con todas las energías que me restan, a disposición del Instituto de Cooperación Intelectual.

Aún no soy capaz de imaginar plenamente cómo va a cristalizar mi colaboración, y dejo a Einstein el cuidado de hacer sugerencias. Yo preferiría no hacerlo todo por mi cuenta, y espero que pueda mantenerse el carácter de diálogo, en tal forma quizá que, en lugar de contestar a una pregunta formulada por Einstein, pueda responder desde el punto de vista del psicoanálisis a la expresión de sus opiniones. Tampoco me gustaría seleccionar un tema único entre los que enumera en su carta, pues sería mejor abarcar cierto número de problemas, entre los cuales destaca como el más importante por su utilidad práctica la influencia del psicoanálisis en la educación. Mas, como digo, en todos estos detalles prácticos estoy dispuesto a seguir las sugerencias de Einstein [1]. Cuando le vea usted no podrá decirle nada nuevo sobre mi relación personal con él, aunque sólo en una ocasión [2] tuve la oportunidad, largo tiempo deseada, de conversar con él.

En cuanto a usted, sírvase aceptar mis cordiales gracias por su interés en el psicoanálisis. Muy sinceramente suyo,

Freud.


1. (↑) El resultado fue el ensayo de Freud Warum Krieg?, 1933 («¿Por qué la guerra?», Ed. Standard, 22).
2. (↑) En la casa berlinesa de Ernst Freud, en 1927.


 _
Share on Google Plus

About Sergi Ruiz

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: