'Alien' (1979) Versus 'Aliens' (1986)



En 1979, Ridley Scott revolucionó el panorama cinematográfico con una película de múltiples virtudes: Alien (Alien, el octavo pasajero, 1979), una interesante mezcolanza de géneros que, en su conjunto, se convertía en lo suficientemente original como para crear escuela. La gran apuesta de Scott era su mezcla de ciencia-ficción y terror pero no desde la Serie B sino desde el cine de presupuesto. A esta mezcla de géneros se le añadían unos protagonistas, los tripulantes de la nave, que conforman un grupo dispar (por las variadas características de cada uno) y humanizado, lejos del tratamiento frío o superficial que el cine de ciencia ficción acostumbraba a dotar a sus personajes. A todo esto sirve como guinda la creación de unos de los monstruos más inquietantes de la historia del cine de terror y hasta un impresionante momento erótico en el desenlace del film.


Siete años después de Alien, James Cameron, autor un par de años antes de Terminator (1984) fue el encargado de llevar a cabo la que sería la primera secuela de la serie. La moda de hacer segundas partes de películas de éxito se inició en los ochenta, y las segundas partes siempre parten del inconveniente de no poder aportar la novedad de la primera. Por lo contrario, los guiones de las segundas partes deben de tener en cuenta este hecho y tratar de crear una buena película mediante recursos nuevos o bien explotando de manera refinada las virtudes del original.

Cameron opta por una doble vía al mantener aspectos del Alien de Scott y al aportar los suyos propios. Pero lo que da personalidad a Aliens (Aliens, el regreso, 1986), son estos segundos aportes y también los que, a mi parecer, resultan fallidos. 

La cinta empieza con la presencia del monstruo en la mente del espectador y en la de la Teniente Ripley. Desde este momento, el film ya no puede tener el suspense de la película original. No importa que el espectador, al ver la primera, ya sepa que lo que quiere es ver al "bicho"; la cuestión es que los personajes no lo saben y es eso lo que le da suspense a la trama. Esto se va al traste, por motivos obvios, en una segunda parte, y Cameron opta por convertir el suspense en acción. Y esto lo lleva a todos los ecos de la película: Ripley ya no es una comandante fugitiva y superviviente sino un héroe que vuelve voluntariamente al peligro, tanto al aceptar volver a la misión como en la escena final en que se lanza a salvar a la niña. El grupo ya no es un conjunto de personajes variopintos y humanos sino que Cameron opta por que los compañeros de Ripley sean un grupo de militares con muchas ganas de matar y con los que ella rivaliza en vez de confraternizar. Uno no sabe si interpretar esto como un detalle pro-militarista del director o como una ridiculización del ejército (todos los soldados son unos estúpidos). En cualquier caso, uno ve Aliens con el deseo de que el monstruo los vaya matando cuanto antes hasta que Ripley tenga que destruirlo. Justo lo contrario de lo que ocurre en la anterior, en la que uno, como espectador, siente compasión por la muerte de cada uno, y desolación por esa desaparición de cada compañero al estilo de The asphalt jungle (La jungla de asfalto, 1950). Por lo contrario, lo mejor de Aliens es ese momento en el que Ripley se queda a solas con el bicho: unos 20 últimos minutos de acción frenética y espectacular.

En su versión "Corte del director", los 150 minutos no le hacen un favor a los cambios introducidos por Cameron. No hay tanto que contar en una película de este tipo al no ser que sea rellenada con un ritmo adecuado, algo que Cameron, no obstante, demostró después que supo hacer muy bien tanto en el Director's Cut de Terminator 2: The judgment day (1991) como en Titanic (1997). En resumen, Cameron rechaza todo lo que en Alien eran virtudes y propone toda una serie de cambios que defraudarán a aquellos que, como yo, sean admiradores de los detalles que convirtieron a Alien en una obra maestra.





Share on Google Plus

About Sergi Ruiz

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

Alice dijo...

Buen artículo y muy bien escrito. ¡Felicidades por el blog!
Alien es una de las mejores películas de ciencia ficción de todos los tiempos.
Por cierto, si queréis saber qué hubiera dicho Ripley de ser poeta, os recomiendo el libro "Los poetas que no fueron": http://www.thuleediciones.com/catalogo/detalle/195/