Haneke sobre "Funny Games"

Entrevista a Michael Haneke realizada por Serge Toubiana en 2005 con motivo de una reedición en DVD de "Funny Games" (1997).


La entrevista dura 18 minutos y está dividida en dos cortes de 9 minutos. Realizada en francés, estos vídeos contienen subtítulos en castellano, y a continuación de cada una de las dos partes se incluye su transcripción.







'FUNNY GAMES'. ENTREVISTA CON MICHAEL HANEKE (parte 1/2)



ENTREVISTADOR¿Diría que 'Funny games' trata la 'desconstrucción' de la violencia?

HANEKE: No, es una película sobre la representación de la violencia en los medios de comunicación, en el cine. Un intento de análisis de la obra dentro de la misma obra. He leído varios artículos después de 'Benny's video' acerca de actos criminales perpetrados por jóvenes acomodados, para los que no había explicación social. Gente de familia más o menos burguesa que perpetraron crímenes sin ánimo de venganza, o de lucro, sino únicamente por el placer de hallar una sensación. Eso me preocupó mucho y fue lo que me incitó a contar esta historia. 
Quería hacer una película en primer grado sobre el tratamiento de la violencia en el cinema. Eso era lo que me interesaba.




H: Forman la típica pareja. El payaso blanco y el payaso cómico. Son los dos tipos que siempre encuentras en el circo. El payaso blanco es irreprochable. Es sabiondo, muy serio, mientras el otro es el bobo.

E: El actor, ¿se llama Paul?

H: Sí. Paul tiene varios nombres. Se llama Peter y Paul. Como los apóstoles del catolicismo. También tenemos a Beavis & Butt-Head, a Tom & Jerry. Distintos nombres para los mismos papeles. No personajes, sino... 'Artefactos'.


E: Arquetipos. 


H: Sí.


E: Es el actor de 'Benny's video' de mayor.

H: El padre también es el mismo. El padre de 'Benny's video' es el padre de esta familia. Interprétalo como quieras. Era una broma entre nosotros.


H: Se burlan de todo: De todas las reglas que rigen nuestra sociedad, porque están locos. No tienes la menor posibilidad ante un personaje así. Este es el shock, a mi parecer. La inquietud que provoca el enfrentamiento con alguien que no reacciona como debería en nuestra sociedad, respetando la intocabilidad del otro. Y es que deberíamos ejercer una confianza fundamental. Si pierdes esto, realmente estás perdido.


E: Paul le está diciendo 'Frío, caliente...' ¿No es ese el dialogo del director con el espectador?

H: En cierto modo, sí.

E: Decir: 'Ahí, no, pero te acercas.' Como una relación con la verdad.

H: Sí, ¿por qué no? Mi intención no era tanto esa como usar un juego de niños. Esta escena me servía para romper por primera vez con la ilusión, a través de su mirada, de su guiño al espectador. Es el primero de la película. Y lo hace de manera que el espectador no está del todo seguro si se dirige a él, al no saber exactamente dónde se encuentra su amigo. Y se pregunta: '¿Qué ha sido esa mirada?' '¿Está mirando a su colega, detrás? ¿Me está mirando a mí?' No puede ser. Es un poco molesto, pero a medida que avanza la película las cosas se aclaran, porque este sistema coge amplitud. Creé esta escena con el fin de introducir la molestia. 
El asesino se comunica con el espectador, es decir que le hace partícipe. Convierto al espectador en el cómplice del criminal, y, al final, le reprocho su postura. Es un poco sarcástico, pero quería denunciar que todos somos cómplices si miramos películas de este tipo. No esta, porque es autoreflexiva, sino las películas que revelan una violencia 'aceptable'. Siempre concordamos en que la violencia ocurre, que es consumible, pero no nos damos cuenta de que somos sus cómplices. Y yo quería decirlo.






E: La escena en la que ella mata a uno, y luego se rebobina, es una intromisión del director en la película. Es decisión del director.

H: Sí. Es la cumbre del sistema que quiere romper con las ilusiones. Cuando el protagonista se dirige hacia los espectadores, entramos en un momento de desorientación: El espectador se extrae de la historia pero permanece en la historia, porque es el mismo protagonista. Pasadas varias etapas de alienación. Llegamos al punto álgido del sistema: La repetición de la escena.


El placer está en mostrar al espectador hasta qué punto es manipulable.  Si lo consigo hacerlo, entonces, lo he logrado. Creo que funciona bastante, a pesar de que siempre le intento dar posibilidades para escapar. Yo siempre he dicho que era una película que uno mira si lo necesita. Porque si no necesitas ver esta película simplemente te vas. Si alguien se queda hasta el final, es porque lo necesita. Ser torturado durante este lapso de tiempo para entender. Y si uno quiere, enseguida lo entiende. Me parece hipócrita Mirar la película hasta el final, y, luego, decir que no se pueden hacer estas cosas. Yo pienso: '¿Por qué te has quedado?' 'Claro que querías saber y sentir hasta el final.'



...





'FUNNY GAMES'. ENTREVISTA CON MICHAEL HANEKE (parte 2/2)




HANEKE: Como autor, debo darle a todo el mundo, a todas mis criaturas, los recursos de los que dispongo. Odio cuando un escritor se cree más inteligente que su criatura. No me interesa. Veo a autores muy famosos que escriben que manera para mí asquerosa, que se creen Dios, que muestran sus criaturas y se ríen de ellas con cierto cinismo. Yo procuro darle a cada una todo lo que la situación le permite. Le daré mi inteligencia, mi sensibilidad. Y confronto a los protagonistas. Sí, estás repartiendo un poco entre cada personaje, pero porque no me interesa en absoluto denunciar a mis protagonistas. Incluso a los que no son protagonistas, a los inventos artificiales; incluso le he dado a Paul, el peor de los dos, un intelecto. Ejerce cierta fascinación a través de lo que hacen. Será una fascinación negativa, pero aun así...

ENTREVISTADOR: Para Hitchcock, cuanto más inteligente es el malo, mejor es la película.


H: Por supuesto, claro. También se lo digo a mis estudiantes guionistas: '¿Por qué lo haces? ¿Para acabar con la historia?' '¿Por qué no se defiende inteligentemente?' '¿Por qué quieres que parezca más débil que los demás?' 'Dales a todos la misma intensidad para que sean interesantes.' Es una cuestión profesional. 


Si uno solo es débil, no resulta interesante. Pero, por supuesto yo me vi forzado, he pensado mucho en lo que podía hacer para impedir al padre defenderse físicamente, ya que es más fuerte, más alto. Y la única solución fue destrozarle rápido una pierna, porque así no tiene más remedio. Aunque no sea un herido grave, el dolor le impide hacer nada. Es un invento dramático.

E: En términos de puesta en escena, me parece muy gratificante.


H: Sí.


E: ¿Por qué?


H: Yo le decía a la familia: 'Vosotros interpretaréis tragedia.' Y a los chicos: 'Vosotros interpretaréis comedia.' Y confrontar esto es espantoso. Porque las reglas han desaparecido, o bien han cambiado, y ocurre la inevitable catástrofe. 


E: La confrontación de ambos géneros sitúa al espectador entre medio. No sabe si debe tomárselo en broma o en serio. 


H: Ya, ese era mi objetivo. La película desestabiliza y, por eso, la he hecho. 


Es mi única película provocativa. Me lo han reprochado, pero nunca quise ser provocativo. En cambio sí es cierto en esta película. Me hacía ilusión no tanto sacudir, sino espabilar. 'Fíjate en lo que acostumbras mirar.'



Como siempre, trabajo de manera... ¿Cómo lo diría? Soy muy técnico. Por ejemplo, en la escena que sigue la muerte del niño, estuvimos antes en los vestidores y hablamos de las etapas emocionales por las que pasan. Las conozco, por eso yo les decía: 'Tomaos el tiempo necesario para poneros en situación.' Rodábamos en el estudio, todo estaba listo. Llegaron, actuaron dos veces. Y, al final, nadie decía nada, de lo fuerte que había sido. Por lo demás, cuando él la obliga a rezar y está torturando al hombre, fue difícil, porque ella no alcanzaba el nivel de sentimientos. Rodamos unas 25 veces. Ella estaba agotada y, por fin, lo logró. Cada vez es diferente, pero necesitas trabajar con gente que quiera hacer este tipo de cosas. Conozco a muy pocos actores que se atreverían a llevar su papel tan lejos como ella. Incluso físicamente. Las ojeras y los ojos hinchados no eran maquillaje. Empezaba a llorar 20 minutos antes. Es extraordinaria. 


E: Es una prueba física para ella. Debe serlo.

H: Sí. Está claro. Aun así, hemos reído mucho durante el rodaje. Por muy duras que sean algunas escenas ocurre o no. Siempre me preguntan si no me parecía terrible. Incluso con el niño, nos reímos mucho en algunas escenas 'trágicas'.

E: Es notable, quizá más que en otras películas tuyas, una especie de gozo en la puesta en escena. ¿Es razonable decir esto?

H: No lo sé. Parece más fuerte, porque la construcción es más obvia. Creo que esa es la razón. La película es una construcción de principio a fin, como la de un sistema. Por eso, es notable el lado artístico que conlleva. Creo que depende del sistema que utilizas. No creo que haya sido más placentero hacer esta película que otras. Incluso ha sido más difícil a veces, porque las escenas eran más extremas. Pero no puedo decirlo. Creo que no hago... Para mí es muy difícil cuando me preguntan cuál es mi película favorita, siempre contesto con la misma banalidad: 'Como todos los padres, quiero a todos mis hijos igual.'






E: ¿Cómo fue recibida 'Funny games'?

H: De manera muy diversa. Hubo a quien le encantó desde el principio y a quien le causó repulsión. En Cannes, también fue un jaleo. No sé si estabas tú...


E: Sí.


H: Hubo un buen jaleo. Me confortó en la idea que había dado el resultado perseguido. 


Cuando ella levanta la escopeta, que mata al gordo, el público se puso a aplaudir. Y cuando se repitió la escena...


E: Cuando se rebobina.

H: ... Hubo un silencio completo, porque todos entendían que se estaban dejando manipular. Al fin y al cabo, habían aplaudido un crimen. Eso es lo que quería mostrar, y funcionó de maravilla.

Yo le decía a mi productor que si llegaba a ser un éxito, lo sería a causa de un malentendido. Ahora, especialmente en los países anglófonos, el DVD tiene un éxito colosal. Y me temo que, ahora, como el cine evoluciona de la misma manera que evoluciona la representación de la violencia, el shock producido en la proyección de la película en el...


E: 1997.

H: Sí, hará unos ocho años. Hoy en día, no choca tanto, y ya existen consumidores de este tipo de películas. Eso es lo que me temo.



-
Share on Google Plus

About Sergi Ruiz

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: