Cronenberg, entrevistado por Punset (parte 3 de 5)

David Cronenberg, entrevistado por Eduard Punset en el programa Redes, de RTVE.

Vídeo 3 de 5:


PUNSET: ¿Sabes una cosa que me fascinó en Spider? No sé cómo llamarla a la señora aquella que está al mando de todo. Me recordó por su agresividad y la forma sistemática de estar presente incluso cuando no lo estaba, esa voz que oyen los esquizofrénicos y que les dice haz esto, no hagas esto, haz lo otro.


CRONENBERG: Eso que dices es muy interesante. El escritor del libro Spider, que también fue el guionista de la película, es un inglés llamado Patrick McGrath. Su padre era el jefe médico de la prisión de Blackmore, un hospital mental para criminales que ocupa un edificio victoriano de obra vista inmenso, de varios kilómetros. Y cuando era niño vivía allí, porque su padre vivía allí, era el jefe y como él dice los esquizofrénicos y los asesinos sanguinarios fueron sus niñeras, cuidaron de él cuando era pequeño. Por su padre y por el tipo de educación que tuvo, le preocupaba mucho al escribir el libro el ser muy preciso con los síntomas de la esquizofrenia, pero cuando yo estaba dirigiendo la película le dije que no tenían ningún interés en mostrar una especie de lista clínica de los síntomas porque estábamos intentar crear a un ser humano, una persona, un individuo. Yo creo que hasta cierto punto el camino hacia la verdad artística es diferente del camino hacia la verdad científica hasta un punto en que se cruzan, por tanto para mí resulta interesante haber dicho que no me iba a preocupar de los síntomas de la esquizofrenia y que tú que has visto la películas lo reconozcas inmediatamente, porque es algo de lo que no éramos conscientes aunque, si la sensibilidad del artista está sintonizada con el tema, la verdad estará presente en la pantalla.

PUNSET: Porque al final realmente tu interés es cómo curar la enfermedad de la mortalidad.

CRONENBERG: Yo no separo nunca la filosofía de la ciencia, y por supuesto en la historia de las dos hay un encuentro constante. Ahora nos olvidamos de esto y es fácil olvidar y pensar que la ciencia es una especie de tecnología humana, en lugar de verla como una búsqueda filosófica en parte. Para mí hacer películas es una exploración filosófica. En mis películas intento encontrar una comprensión de la condición humana que valga específicamente para mí pero también en general. En realidad en mis películas lo que intento es crear un trabajo filosófico.

PUNSET: El problema, bueno, no el problema porque llamarlo así es realmente un eufemismo, la muerte es algo que preocupa a la gente y mucho. ¿Qué crees tú? Cuando hablo con científicos me dicen que los átomos son prácticamente eternos, y yo a menudo me pregunto, si los átomos son eternos y sólo existe el vacío ¿Qué es entonces la muerte? ¿Qué se muere cuando nos morimos? ¿Qué es lo que deja de funcionar?


CRONENBERG: Antes que nada tengo que decir que soy ateo y que no creo en una vida posterior ni en Dios. Sin embargo esto no quiere decir que no sea un humanista, de hecho lo contrario, mi filosofía es que los seres humanos es todo lo que tenemos; tenemos que cuidarnos y comprendernos, puesto que no habrá una vida posterior en la que todo el mundo resucitará y todo el mal se convertirá en bien. En ese sentido, digamos, soy un humanista existencialista, pero no me hace sentir bien el saber que los átomos de mi cuerpo vivirán eternamente, porque ya existían cuando yo no vivía y que cuando muera todo será exactamente igualmente igual que antes de que naciera, en otras palabras, inexistente. Porque lo que hace al ser humano es la organización de los átomos en moléculas, en tejidos, en órganos y la identidad entonces es la acumulación de percepciones, de memoria y de sensibilidad.
Spider trata el tema de la identidad, y la memoria. ¿Cómo es posible lo que somos, quiénes somos, que cuando nos levantamos por la mañana tengamos que recordar nuestro nombre, quiénes somos, dónde estamos, en qué idioma hablamos y que cada mañana nos reinventemos a nosotros mismos?


PUNSET: Y a veces no lo hacemos.


CRONENBERG: Y a veces nos olvidamos de un poco o de todo. Cuando mucho de lo que somos está basado en nuestros recuerdos, realmente todo excepto cosas como respirar, las funciones fisiológicas automáticas. Y sin embargo podemos ver en Spider que el personaje cambia constantemente los recuerdos, los redirige, los reinventa; es como un director de cine que está redirigiendo sus propios recuerdos. Y todos tenemos experiencias así; nos olvidamos de cosas o no podemos contar o recordar algo y más tarde nos damos cuenta de que no era posible que hubiéramos estado allí, que alguien nos debió haber contado la historia y la incorporamos en nuestra memoria como si fuera un recuerdo real. Así la cuestión de la identidad es muy extraña; todo esto es para decir que la muerte es para mí el final de lo que más queremos, que es la identidad y que hay que aceptarla. No hay ninguna forma de esquivarla. Este es el extraño contrato que firmamos cuando nacemos, sin saber qué es lo que estamos firmando y gran parte de la cultura humana es un intento de aceptar esto. El arte en su mayor parte creo que trata realmente de la mortalidad y también casi toda la religión se ocupa de mortalidad y por eso inventamos la inmortalidad. La religión desde mi punto de vista es la invención de la inmortalidad para no tener que enfrentarnos a la realidad de la muerte. Para mí se es más valiente aceptando el contrato tal como es, claramente.

-

Share on Google Plus

About Sergi Ruiz

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: