Cronenberg, entrevistado por Punset (parte 1 de 5)

Vídeo 1 de 5:




[ Para ver el segundo vídeo: Cronenberg, entrevistado por Punset (parte 2 de 5) ]



PUNSET: Los homínidos tienen esa capacidad de reflexionar sobre sí mismos y de autodestruirse. La vida es como un laboratorio loco en donde experimentamos sobre nosotros mismos. Y el gran cineasta David Cronenberg mira estos procesos como un científico y lo que sale es una mezcla de ciencia, terror y cine.

“Para mí hacer películas es una exploración filosófica”.
(David Cronenberg)

El cineasta canadiense David Cronenberg ha dirigido películas de terror y ciencia ficción en las que combina la fantasía con los últimos descubrimientos tecnológicos. En su última película, Spider, llega a lo más profundo de la mente humana a través de un personaje internado en un psiquiátrico, con un profundo trauma infantil.



PUNSET: Nadie de nuestra audiencia se preguntará: ¿por qué nuestro invitado es un director de cine, David Cronenberg? Tú has establecido una relación tan densa con la ciencia, y además estudiaste un poco de ciencias, ¿no?

CRONENBERG: Sí, en un momento determinado pensé que sería un escritor científico, como el escritor Isaac Asimov, que era un científico en activo muy respetado, que escribió libros de investigación pero también libros de ciencia ficción. Y cuando era niño aspiraba a ser escritor, no director de cine, porque mi padre era escritor. La ciencia siempre ha sido muy interesante para mí, una fuente de inspiración, empezando por la entomología. Me encantan los insectos, y siempre me he visto como un Nabokov junior, que era especialista en lepidópteros, y trabajaba sobre mariposas y polillas. Así que, en efecto, durante muchos años pensé en ser un artista científico.

PUNSET: Tienes una frase tremenda. En algún sitio has dicho que todos somos científicos locos y la vida es nuestro laboratorio. Es fantástico esto. Dices que todos experimentamos para protegernos del caos y de la locura. Y lo curioso es que los científicos a veces dicen Eureka porque han encontrado algo bueno y tú, sin embargo, nada de nada. En muy pocas ocasiones en visto que en tus experimentos digas Eureka.

CRONENBERG: Porque creo, y sobre todo como artista, que no existen pruebas. No hay un sentimiento final de logro, de que se llegue a alcanzar algo finalmente demostrable y poderoso. Si eres un Einstein puedes, aunque Einstein no estaba muy contento, puedes ver explotar la bomba atómica. Es decir: veis lo he demostrado, nadie puede negar que mi teoría sea correcta. Pero como artista se vive constantemente en la incertidumbre, como también la vida es incierta, no existen pruebas, sólo preguntas.

PUNSET: Sabes que hablando de la incertidumbre de la vida, existe sin embargo una certeza, para ti, y es la muerte. Muchos críticos dicen que tu obra, tus películas están siempre rozando nuestra destrucción inminente.

CRONENBERG: Sí, de alguna manera creo que soy un existencialista. Creo en la descripción del sentido de la vida de existencialistas como Jean-Paul Sartre o Heidegger, aunque él no era o no se consideraba un existencialista. Creo que sus descripciones de la vida son muy fieles. Entramos en la vida con muy poco tiempo para poder comprender toda la enorme cantidad de información y sin embargo debemos tomar decisiones cruciales para nosotros en la vida con una información mínima. Quiero decir: la vida no funciona como un experimento científico en un laboratorio, donde se puede eliminar toda influencia externa; se puede uno concentrar en las dos o tres cosas en que se está interesado y excluir todo lo demás. Por supuesto ahora tenemos la teoría del caos, que da soluciones a lo que no es realmente exacto excepto en condiciones de laboratorio. En otras palabras, la vida es tan compleja incluso para los científicos que incluso para los científicos que hasta la predicción meteorológica ha resultado ser imposible; algo tan simple como esto es imposible, porque son muchas las variables y están en cambio constante.

PUNSET: ¿Conoces la anécdota de Fitz Roy, el capitán del barco en que viajaba Darwin por todo el mundo? Fitz Roy montó el primer laboratorio meteorológico; era un pequeño laboratorio para predecir el tiempo y lo montó en Inglaterra. En realidad, fue el primer laboratorio meteorológico del mundo. ¿Y sabes lo que le pasó? Bueno, se suicidó porque estaba harto de equivocarse siempre.

CRONENBERG: Eso es perfecto, es fantástico. Porque gracias a los ordenadores hemos llegado a acercarnos, más que nunca, a poder ser exactos en la predicción del tiempo, pero incluso con el inmenso poder de la informática que tenemos ahora, lo cierto es que nunca tendremos el 100% de exactitud sobre nada. Pero eso es sólo un ejercicio cerebral, intelectual. Las personas son los únicos seres vivos que piensan que deberían ser perfectos en todo; no existe nada en el universo a lo que le importe ese perfeccionismo intelectual.



Para ver el segundo vídeo: Cronenberg, entrevistado por Punset (parte 2 de 5)

-

_
Share on Google Plus

About Sergi Ruiz

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: